Tengo una idea de negocio ¿Por dónde empiezo?

Tengo una idea de negocio ¿Por dónde empiezo?

Tanto si tienes una idea de negocio y quieres emprender, como si tu proyecto no termina de arrancar. Déjame que te muestre cómo hacerlo fácilmente.

Te voy a contar paso a paso, cómo hacer para que esa idea que tienes en la cabeza, tome forma, y puedas con ese producto o servicio comenzar a tener tu propio negocio, y así, cumplir ese sueño de ser tu propio jefe. La pregunta habitual suele ser: Tengo una idea, y ahora, ¿qué hago? ¿diseño el producto, el servicio, hago una página web, me abro un perfil en Facebook, Instagram….? Este es el primer tropiezo para perder tiempo y dinero. Si no sabes dónde vas, no des ni un paso.

 

En este post, te voy a contar muy fácil y resumido, los pasos básicos que tienes que dar cuando tienes una idea. Y te adelanto que no es comenzar a fabricar, ni tener una web, ni un logo súper bonito.

 

Espero que os guste, y lo más importante que os ayude. Es un tema tan extenso, que si te apetece, seguimos debatiendo y resolviendo dudas al final del post. Espero tus comentarios.

Tengo una idea de negocio ¿Por dónde empiezo?

 

  • PRIMER PASO: UNA IDEA + ESPÍRITU EMPRENDEDOR + SABER GESTIONARLO

 

Todo negocio, comienza en el mismo momento, cuando en nuestra cabeza salta una chispa y decimos: Tengo una idea!

 

Sabes que según la revista Emprendedores, la mitad de las empresas nuevas fracasan en los 3 primeros años?. Pero, ¿cuántas ideas se convierten en negocios? y lo más importante ¿Porqué? ¿Qué hacer para que así sea?

 

Si es tu caso, ha saltado en tu cabeza la chispa, tienes una idea, y quieres vivir de ello, voy a contarte los primeros pasos que dar para que entres en el selecto grupo de los emprendedores que triunfan con su idea.

 

En primer lugar, por muy buena que sea tu idea, si no tienes un espíritu emprendedor, y no estás dispuesto a correr riesgos, a adaptarte continuamente a los cambios, a ser flexible y ágil…lo mejor que puedes hacer es comenzar a trabajar ese espíritu, para que nada te frene, y deja atrás tu mentalidad de trabajador y comienza a pensar como empresario.

 

Si no tienes un espíritu emprendedor, esa idea que tienes, por muy brillante que sea, no verá la luz, se quedará en el tintero.

 

El segundo factor importante, es que, no todas las ideas son buenas. Que tengas una idea, no significa que sea buena, es decir, no significa que puedas ganar dinero con ella y que sea demandada y competitiva. Serías muy imprudente si lanzas al mercado un producto sin pensarlo, sin investigar y sin un plan detallado. No es necesario que sean planes complejos ni estrategias imposibles, pero sin un plan GLOBAL de tu negocio, no irás a ningún lado. Con plan global me refiero no sólo a marketing, sino estrategia de productos, de gastos e ingresos, de administración, recursos, etc.

 

Los grandes empresario de éxito, no son sólo los que asumen riesgos, sino aquellos que, además, saben gestionarlos. Y tú, tienes que saber gestionar tu negocio, sí o sí. Toda habilidad se puede aprender, y ésta también.

 


  •  SEGUNDO PASO: MERCADO + COMPETENCIA + DIFERENCIACIÓN.

Pero ahora, seamos realista, más aún. Una idea tiene que ser rentable, es decir, tienes que conseguir que con tu idea, tengas un negocio, un negocio que con sus ventas pague tu vida, y a su vez, sea autosostenible.

 

Esto es necesario saberlo antes de comenzar. No puede ser que pases más de un año tratando por todos medios funcionar, vender, y no obtener resultados.

 

Para saber si esto será posible, el primer paso que tienes que dar es: ESTUDIAR LA COMPETENCIA Y EL MERCADO. Pregúntate:

- ¿Qué otras empresas o profesionales desarrollan una idea como la tuya?

Busca empresas o profesionales que ya estén haciendo lo que tú quieres hacer. No encontrar nadie que haga lo mismo que tú. No inventes necesidades. Si haces algo tan nuevo que nadie conoce, tienes doble trabajo: primero hacer que el público entienda qué vendes, y segundo venderles. Aquí tienes que analizar si tu economía lo puede afrontar o si vas a necesitar inversión.

-¿Cuántos años llevan en el mercado?

-¿Cuántos años hace que se crearon? Cómo están hoy en día?

-¿A qué precios vende y qué productos/servicios ofrece? Esto es muy importante, porque si tu idea ha comenzado con un único producto o servicio, es muy importante analizar qué otros servicios y productos ofrecen empresas similares a la tuya. Te dará una pista si un solo producto o si son necesarios más de uno.

- ¿Qué imagen tiene esa empresa? Puedo ponerte el ejemplo de grandes empresas que no tienen una bonita imagen, pero que venden muchísimo. Puedo darte ejemplos de grandes empresas que facturan más de cien mil euros al mes sin una página web. Así que… no des nada por hecho, no hagas suposiciones e investiga tu mercado.

-¿Qué tamaño tiene el mercado? ¿A cuántos clientes puedes llegar? Tienes que saber cuántos clientes hay en el mercado al que te diriges, y a cuántos puedes llegar. Si eres un negocio local, tienes que saber la población y el sector de la población a quién te diriges, por ejemplo, una academia de idiomas para niños. ¿Cuántos niños hay en la zona? ¿Cuántos se apuntarán a tu academia?. Si te diriges a un público concreto, por ejemplo novias que se casen por la iglesia con un estilo determinado, ¿Cuántas son al año? ¿A cuántas puedes llegar?.

Cuánto más reducido el mercado, puedes encontrar menos competencia, pero también puedes encontrar menos clientes, y que sea más difícil acceder a ellos. Ojo a los nichos de mercado, siempre pregúntate ¿Hay mercado en ese nicho?

 

Una vez analizado tu mercado, el siguiente paso es determinar TU ESTRATEGIA. Básate en LA DIFERENCIACION en PUV (Propuesta Única de Venta) o PEV (Propuesta Emocional de Venta). Con dos ejemplos lo verás más fácil.

PUV: Una propuesta que se diferencie porque proporciona mayor tiempo, oportunidades o cualidades. ‘El coche más veloz’.

PEV: Algo que sea relacionado con una emoción del cliente. Hacer sentir más joven, más feliz, más prestigio. ‘alcanzar la vida de tus sueños’.

 


  • TERCER PASO: MANTENER VENTAS A CORTO PLAZO Y CRECER.

 

Cuando por fin tu empresa está establecida, ya conoces el mercado, has definido tu estrategia y tienes ingresos, es el momento de mantener las ventas y crecer.

 

El paso que tienes que dar es pasar de empresario a líder. Es un cambio en mentalidad y habilidades directivas, todo ello necesario para crecer, poder contratar a personas desconocidas, aprender a delegar y crear sistemas de trabajo, para que puedas enseñar a otras personas a hacer las tareas necesarias a tu empresa. Si quieres crecer, tú no puedes hacerlo todo.

 

Es básico tener una organización y administración profesional en tu proyecto. Tener sistematizado cada paso. Aunque esto te parezca contradictorio con el espíritu libre emprendedor, si lo que quieres es crecer, y realmente tener libertad, necesitas un sistema que trabaje sin ti. Si en estos momentos esto te extraña, pregúntate: ¿Qué ocurre si enfermas? ¿Qué ocurre si enferma un familiar y quieres atenderlo? ¿Quieres tener vacaciones y poder viajar? Imagina que tienes una empresa que depende de ti, día a día para tener ingresos. Si llega una situación de enfermedad o que simplemente tu cuerpo necesite un descanso, ¿Dejas de ganar dinero? Entonces en vez de un problema, tienes dos. Comienza en pequeño, pero piensa en grande.

 


  •  LO ÚNICO IMPORTANTE: ENCONTRAR EL EQUILIBRIO

 

Lo más importante de todo, es que encuentres el equilibrio. Para que tu idea sobreviva, tienes que ser original y definir su propio nicho de mercado, pero un nicho de mercado en el que haya mercado.

 

Que tú y las personas que trabajéis tras ella tengáis espíritu emprendedor y flexible para adaptar esa idea a las exigencias del mercado.

 

Tú debes gestionar tu negocio, no sólo serás la persona que asuma los riesgos, sino la persona que dirija el negocio y lo gestione. Eres el que lleva dirige el rumbo del barco. Esta es la parte más importante de un negocio. Si tienes una idea y sólo te enfocas en realizar un producto o prestar un servicio, y vender, o intentar venderlo, llegará un momento que te sientas que vas sin rumbo, que acudes a todo lo que te comentan, te ofrecen, cada propuesta que escuchas que funciona acudes a ella, intentas implementarla en tu negocio, y lo peor, no obtienes resultados. Esto es porque no tienes una estrategia definida. Existes múltiples de opciones para vender, de productos que ofrecer, de clientes a los que servir, si vender online u offline, en Facebook o tu propia web….lo único que realmente te servirá es tener una estrategia fijada previa y probarla. Dicen los expertos que hasta no probar 6 meses una acción concreta y continuada en el tiempo, no se puede determinar si funciona o no.

 

Así que es el momento de agendar cuándo vas a diseñar la estrategia de tu negocio. Tanto si partes de una idea, como si partes de un negocio que ya vende, tómate tiempo para definir qué objetivos quieres alcanzar y cómo los vas a conseguir. Y lo más importante: PACIENCIA! En los negocios no existen píldoras mágicas que de un día para otro consigas vender o dar un pelotazo…es más, huye de eso.

 

Ahora es tu turno ¿En qué situación estás tú? ¿Cuál es tu producto y tu mercado? ¿Qué haces para gestionar tu negocio? ¿Qué estrategia sigues?. Queda abierto el debate.

 

¿ES RENTABLE TU NEGOCIO?

Los pilares para Impulsar tu negocio y tu vida son:

Estrategia, Rentabilidad y Ventas. 

Descarga mi ‘Plan de Rentabilidad para Emprendedores’, analiza tu rentabilidad así tendrás información real para impulsarte a alcanzar tu sueño.

Solicítalo ahora, y lo recibirás en tu email.

Share on LinkedInShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *