Blog

¿Qué pasos dar para montar un proyecto y dejar tu trabajo?

El salto para volar

Cada vez son más las personas que se plantean dar un giro profesional.

Unas lo hacen por insatisfacción en su vida, otras por necesidad al haber perdido su trabajo y otras por buscar su pasión.

También, el mercado cada vez más abre un mundo de posibilidades y oportunidades que dejan abierta una puerta a la ilusión de ser tu propio jefe. Tener el control de tu tiempo, de tu horario, no tener límite en los ingresos y sientes que eso es lo que te hará más feliz que lo haces ahora mismo.

Si te estas planteando dar este paso, te voy a contar en base a mi experiencia, y la de cientos de emprendedores con los que ha trabajado qué hacer para que ese salto profesional sea un salto para volar, no para caer en el abismo.

Habilidades para emprender

¿Qué es esto de emprender? ¿Qué quiere decir?

Imagina que tienes una profesión, la que sea (arquitecto, panadero, músico, informático....) bien por experiencia o formación. Y por otro lado, tienes que saber hacer una empresa y dirigirla, llegar a facturar tanto que puedas también pagar sueldos (impuestos incluidos) para poder delegar.

Una cosas es saber hacer café y servirlo, y otro es crear 'Starbucks' ¿Me sigues?.

Con los negocios online ocurre exactamente igual. Siguen siendo negocios, y aunque su comunicación principalmente se use el canal online (Web, Redes Sociales, etc), requiere de una estructura empresarial que sustente todo.

La estructura empresarial mínima, los perfiles que tú mismo tienes que tener, que todo negocio necesita son:

1- Jefazo / Dirección General:  La persona que toma de decisiones importantes en la empresa. Es el que corta el bacalao y dirige hacía dónde vamos. Qué quiere el mercado, qué ofrecemos, a qué precios, cuándo..... SIEMPRE  buscando que cada idea que tienes sea posible ejecutarla, y que además puedas ver el retorno económico, o bien, cómo llegar a un mayor número de personas.

2- Seductor / Dirección Comercial y Marketing:  Si no eres espabilado, estás atento a las oportunidades que tienes delante y ofrecer tus servicios sin discreción (pero con muchísimo respeto), no venderás. Es como  un perfil seductor, es esa persona que cae bien y sabe como llegar a sus clientes sean por el canal que sea. (Aquí te enseño 18 formas de ventas sencillas y creativas)

3- Tio Gilito / Dirección Financiera: Cada vez que decides si gastar/invertir un euro en tu negocio, tienes que tener previsto el retorno del mismo. Incluso si es para apostar en un 'idea' también contar con que puedes perderlo. ¿Dejarías tu negocio en manos de alguien que no sabe controlar el dinero? ¿En alguien que sus aspiraciones son pequeñas? ¿Tu sabes gestionar tu dinero y hacerlo crecer? ¿Eres ambicioso?.

4- Currela / Dirección Operativa:  Este es el apartado de diseño de productos y servicios, desde el que todo emprendedor quiere comenzar (método, diseño de infoproducto, producto, etc). Es la parte más técnica, más de hacer, y más 'currela' que es lo que estamos acostumbrados a hacer. Pero esto, es sólo ser el que le pone el tapón a la Coca-Cola, o el que hace el diseño en ordenador del appel, pero no es el que crea y dirige Coca-Cola ni Steve Jobs. Que está muy bien y es necesario, pero es sustituible.

5- Empático / Dirección de Recursos Humanos. Para crecer, la única manera es delegar, y para delegar tienes que contratar equipo. No hay más. Conocer la legislación, conocer cuánto cuesta y qué necesita la persona que contrates, además, ser un buen LÍDER. Saber los deseos de las persona que están contigo en tu proyecto, para que juntos suméis.

 

¡No te preocupes! No tienes que tenerlo tú todo hoy, porque lo bueno es que puedes hacer equipo, colaborar o contratar personas que te ayuden.

 

Pasos para emprender y no morir en el intento

1- Tu comunidad.

Al principio cuando uno empieza, es mucha apuesta en tu idea, en ti con mucha ilusión, pero sin garantía de que todo funcione.

Forma parte del juego, emprender es incertidumbre, y lo vivirás. Si tu entorno no son empresarios, o no tienes apoyo de ellos, rodéate de comunidades que estén haciendo lo mismo que tú para que puedan entenderte. Cuando uno quiere aprender a jugar al tenis se apunta a un club, ¿cierto?. Pues para emprender también es importante que tengas una comunidad.

Una de las cosas, según los expertos antropólogos que necesitamos y eso hace que seamos felices es formar parte de un grupo. Ha sido así desde las cavernas, y a día de hoy sigue siendo así. Buscamos forma parte de un grupo con el que compartimos hobbies, opiniones, conversaciones, intereses. Partidos políticos, religiones, anti-religiones, anti-partidos, clubs de deporte, tipos de música, grupos de deporte, clubs de lectura o similar, voluntariado......

No te aisles y te quedes en casa delante de tu ordenador creando tu empresa. Antes que tarde llegarán los agobios. Trata de hacerte fácil el camino.

2- Ponte límite en el tiempo.

Cuando digas que vas a apostar por un negocio, por un límite en el que puedes estar sin ingresos. ¿Puedes estar 6 meses? ¿25 años?

Un error muy común es invertir en tu proyecto todo lo que tienes ahorrado. Y yo te recomiendo que inviertas aquello que estés dispuesto a perder. Si quieres perder 2 años de tu vida, está bien. Si quieres perder 25 también..... pero fíjalo de antemano.

Cuando hablo de perder, quiero decir que no hayas facturado y tengas que dar un giro de plan. El 90% de las empresas fracasan en los 2 primeros años. Y un emprendedor tiene éxito de media, en la 3º empresa que monta. Son datos reales que puedes buscar.

¿Recuerdas el boom inmobiliario? No seas tú de los que se compra el coche más grande que el vecino (en este caso la web más bonita que el vecino o el local más bonito) sino que construyes un hogar (montas un negocio sólido).

3- Desapego a la idea.

No es tan importante la idea, como la ejecución de la misma.

Apegarte a una idea sin haber probado a vender, sin saber si te  compran, es como apegarte a una relación de pareja que no funciona y te niegas a ver.

En los negocios es mejor tener la mente fría, y ver cuándo funciona y cuándo no.

Estar vinculado emocionalmente a una idea, a un proyecto suele ser otro de los grandes errores. Bien porque viene de una pasión que tienes, o porque tiene un significado emocional grande para ti, porque creías que iba a funcionar, o porque lo has montado con esa persona tan especial. Tampoco importa que a todo el mundo dijiste que dejaste tu trabajo para emprender, y que no ha funcionado. Mantente vivo y tomando decisiones saltando de un lado a otro en busca de la oportunidad. En busca de tu oportunidad.

4- Huye de los que no confían en ti. 

Vas a encontrarte muchas personas que te dirán que no es posible, que es una locura, y puede que lleven razón. Pero las decisiones empresariales no se toman por intuición, sino por datos. Y para ver si una idea es posible o no, te lo tiene que decir un experto o alguien con más experiencia que tú e incluso, me atrevo a decir que a simple vista no se puede dar una respuesta así. Las opiniones no valen. No permitas que nadie opine de tu relación de pareja, igual que nadie puede opinar de tu empresa. Sí que te pido que abras tu mente a aprender de los demás y buscar expertos. Sé y confío, en que me entiendes en lo que te digo.

5- Objetivos claros.

Empezar a caminar sin un destino claro y un mapa es como empezar una empresa y ya veremos que sale.

Puedes ahorrarte muchísimo dinero teniendo un plan estratégico claro y personalizado para ti. Porque te dará desde el día 1 dónde ahorrar, donde tener más ingresos y dónde poner el foco. No vale cualquier plan, vale un buen plan y validado con la realidad. El papel lo soporta todo, de ahí que haya planes que no sirven para nada.

 

 

 

 

¿Cuándo es el momento de dar el salto?

Ojalá hubiese un: ¡1, 2, 3 .... ahora!

Son muchos los factores que influyen, como el tipo de personas que seas, tus conocimientos y experiencia, e incluso el momento vital en el que estés.  No es lo mismo alguien con 18 años en casa de sus padres sin experiencia, que alguien con 40 y dos hijos y 4 empresas ya montadas previamente. Por poner sencillamente algunos ejemplos.

Lo único en común es, y seguro, las ganas de hacerlo. El momento es cuando tú tengas muy claro que vas a jugar a 'caballo ganador', y esto significa que tú vas en serio con la idea. Que tu foco están en dar el 100% (o 200%) en que ese sueño salga hacia delante. Esto es lo que llaman PASIÓN, ver en los ojos las pasión de que tu proyecto y tú vibráis, y estás entregado a ello.

Deja espacio en tu vida para que lleguen cosas nuevas. Si quieres tener una empresa, tienes que tener tiempo para dedicarle.

Será muy satisfactorio, ilusionarte y retador. Porque en cada logro verás que tú lo has conseguido, que te has mejorado a ti mismo. Eso forma parte de retarte cada día. De levantarte comiéndote el día y con ganas de ponerte el mundo por montera.

Si te estás planteando emprender, te recomiendo también que leas este post sobre las 6 ayudas que puedes tener para tu desarrollo personal y profesional. 

 

"Acuérdate de VIVIR" hagas lo que hagas, te dediques a lo que te dediques.

 

¡Me encantará leer tus comentarios, dudas o sugerencias!

 

¡Nos vemos muy pronto!

 

¿Te gustaría recibir más posts de este tipo?
Suscríbete y recibe los próximos post en tu email.

Responsable: Laura Gómez López · Finalidad: contactar contigo para más información · Legitimación consentimiento de la persona interesada · Destinatario: tus datos se almacenan en Mailchimp · Derechos: acceder, rectificar y suprimir tus datos en hola@lauragomezlopez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.