Cómo definir objetivos para vibrar en tu día a día.

Cómo alcanzar Objetivos que nos hagan Vivir con Ilusión

Un día alguien me dijo:

Si echas la vista atrás en tu vida, irás atando el porqué ha ido sucediendo todo. Comprobarás que  tu situación actual es el resultado de tus  decisiones pasadas, y que nada ha sido fruto de la  ‘casualidad’.

Miré al pasado y entendí, que hay circunstancias ajenas a mi, pero sí que yo tomé decisiones al respecto que son las que hoy me hacen estar donde estoy. Desde entonces, elegí vivir desde la responsabilidad, ser consciente de mis decisiones y aprender día a día, para alejarme del victimismo y de quienes viven en él, para descubrir que podía tomar decisiones consciente para cambiar el rumbo de mi vida.

Ser dueño de mi alma y capitán de mi destino.

Una de las mejores propuestas que aprendí, es la que hoy quiero compartir con vosotros. No dejes que pase el próximo año para echar la vista atrás y ver qué ha ocurrido. Te propongo que hoy tomemos consciencia del rumbo que queremos que tenga nuestra vida el próximo año. Tomar consciencia de qué sueños queremos conseguir y siempre hemos abandonado con  ‘excusas’ de cosas más importantes.

Pero, ¿Qué hay más importante que tener una vida que te haga vibrar día a día? 

Objetivos con Propósito

Estoy rodeada de maravillosos emprendedores soñadores. Son esas personas que quieren cambiar su vida. Descubrir que podemos ser más felices de lo que es nuestro día, de lo que nos han enseñado y hemos aprendido, es nuestro alimento día a día cambiar nuestra vida, y SOÑAR, VIBRAR y VIVIR llenos de ENERGIA y AMOR.

La vida está llena de altibajos, de días que puedes con todo, y días que te cuestionas hasta el sonido del timbre de tu casa. Cuando esto ocurre, y esto es tan fuerte que te hace abandonar tu sueño, es porque realmente no tiene PROPÓSITO para ti. Puede que te hayas agarrado a una ilusión, dejando tu felicidad en algo externo. Sin embargo, las cosas funcionan al revés. Eres tú quién tienes que agarrar un propósito para hacerte feliz a ti y al mundo.

El hombre más rico de España, Amancio Ortega, fundador de Zara, ya sabes, una empresa de éxito, y lee lo que nos dice:

 

NO VALE LA PENA SER EMPRESARIO PARA SER RICO 


Cuando el dinero se convierte en el fin y no en medio, es fácil que una empresa antes o después, haga aguas y se venga abajo.


Y, porqué? Porque ninguna biografía ni en lo personal, ni en lo profesional, ni en la empresarial es una línea recta. En todo negocio acaban apareciendo dificultades, problemas, adversidades e inconvenientes. En estos momentos, cuando todo tiembla alrededor, aparecen muchas dudas, y si uno no tiene convicciones fuertes y profundas, algo por lo que merezca la pena luchar, un sentido que le mantenga a flote, es fácil desistir. 


A la hora de emprender un negocio es importante que exista una fuerte sintonía entre lo que uno siente y lo que uno hace, es decir, que uno desarrolle algo con lo que se sienta plenamente identificado. Los negocios siempre deben tener beneficios, pero los beneficios deben tener un propósito.

¿Te apetece saber cómo encontrar tu propósito para el próximo año?

Entrando en materia, lo primero es saber que hay una gran diferencia entre OBJETIVOS con PROPÓSITO, y LISTADO DE COSAS POR HACER. 

Se distinguen muy fácil. Un propósito te hace saltar de la cama, te hace vibrar, te hace realmente feliz. Son elecciones que tú haces para mejorar tu vida. Un listado de cosas por hacer, puede dar hasta pereza pensar en hacerlo, son aquellas que anotas que ‘tienes’ que hacer que no te gustan nada.

Los objetivos te hacen avanzar en la vida. Las cosas por hacer, te liberan la mente.

 

SI NO SABES DONDE VAS, ACABARÁS EN CUALQUIER PARTE.

Laurence Jhonson PETER.

 

Puede que hasta hoy tu vida haya sido así, y cada año te hayas hecho propósitos que no eran más que el listado de cosas por hacer: Hacer dieta, ir de vacaciones, limpiar el armario, etc....Hoy es el momento de cambiarlo. Está en tu mano ser RESPONSABLE contigo mismo. 

1º Elige tus objetivos.

Los objetivos están en tu corazón, son aquellos deseos que te llenan el alma. Es importante que estés  tranquio, relajado,  en silencio y te dediques a ti un tiempo sin interrupciones para pensar en tus más profundos deseos. Una vez que venga a tu mente un objetivo, pásalo por el siguiente filtro:

  • ¿Qué quiero? Subir al Everest

  • ¿Cómo lo quiero recibir? Quiero ir bien equipado, con un grupo de expertos y bien preparado para hacerlo y disfrutarlo.

No dejes al azar cómo recibirlo, no sea que subas en sandalias, hecho polvo y agotado.

  • ¿Para qué? Tu objetivo será potente cuanta más utilidad tenga, no sólo para ti, sino para el mundo, para todas las personas que te rodean. 

Si subir al Everest sólo tiene relación contigo, o quieres hacerlo para inspirar a tus hijos, a tu padre, a tus amigos….

  • ¿Qué propósito tiene? Te va a hacer más feliz?

Si subir al Everest no te hace feliz, sino que se trata de un sacrificio en tu vida para demostrar algo, entonces, no es el objetivo que buscamos.

Una vez pasado este filtro, es el momento de DETERMINARLO muy claro para que nuestra mente lo pueda sentir, ver, tocar y oler.

Plantea tu objetivo TARGET de la siguiente manera:

    • Tangible: Exprésalo de manera clara y específica, que pueda ser percibido con precisión, que se pueda verbalizar y medir.
    • Afirmativo: Determínalo en términos positivos. La mente no entiende las negaciones. 
    • Realista/Retadores: Asegurarse de que el objetivos sea realista pero lo suficiente estimulante para que presente un verdadero reto. Que te haga saltar de la cama.
    • Ganancia: Tiene que ser un objetivo que añada valor. Que mejores la situación actual. 
    • Evidencia: Trata de vivir la experiencia antes de llevarla a cabo, determínalo tanto, que puedas visualizarlo con la mente usando los 5 sentidos (dónde, cuándo, cuándo, con quien).
    • Tiempo: Se dice que los objetivos son "sueños con fecha de vencimiento", lo cual exige que tenga una fecha clara y determinada. El tiempo es el punto clave en la determinación de objetivos, ya que añaden el sentido de urgencia para el cumplimiento del mismo.

Ahora, toma papel y lápiz. Comenzamos.

¿Cuántos Objetivos nos fijamos?

No hay mínimo ni máximo, pero es cierto, que cuánto menos y más FOCO mucho más probabilidades de éxito. 

Comienza siempre echando la vista atrás. ¿Qué ha ocurrido en este año? ¿Qué áreas de tu vida están mejor, y cuales quieres mejorar? Esto te ayudará a definir en qué área quieres trabajar este año: Espiritualidad, Profesional/Finanzas, Amor/ Familia, Relaciones, Personal/Salud, etc… Lo más importante es que te FELICITES por aquello que has conseguido, y que seas AGRADECIDO con todo lo que tienes. No te sitúes nunca en el papel de víctima.

¿Cómo vamos a conseguir esos objetivos?

Si quieres peces, hay que ir al río. Si no haces nada, no ocurre nada. Si quieres un trabajo, no te quedes en el sofá de casa.

Esto no es sacrificio. Cuando realmente quieres de corazón tus objetivos. Cuánto más estés dispuesto a entregar para tener tu propósito, más éxito tendrás para conseguirlo.

Imagina una persona cuyo Propósito es pesar 75kg. (Bajar 10 kg), y te pongo de ejemplo dos situaciones de lo que está dispuesta a dar:

Situación A) Me voy a poner en manos de un profesional para que guíe mi alimentación. Y voy a ponerme en manos de un preparador o voy a hacer ejercicio todos los días al menos 1 hora. Para ello voy a dejar de gastar en bebidas alcohólicas para invertirlo en salud. Voy a reducir el tiempo de ver la tv, WhatsApp, fb u otros para dedicar tiempo a cocinar sano.

Situación B) Voy a dejar de comer azúcar, y voy a andar 3 veces por semana 40 minutos.

¿En qué caso crees que conseguirá su objetivo?

 

Es un ejemplo perfecto para entender que de ti, sólo de ti depende alcanzar tus objetivos.

 

Por ello, al lado de cada objetivo, anota qué estás dispuesto a entregar a dar para conseguirlo. 

 

Compromete con tu vida y con tus sueños. Es tu responsabilidad, de nadie más.

Por último: No los pierdas de vista

Igual que estudiar….memorízalo, interiorizalo. Una magnifica herramienta es la ‘Visualización’. Consiste en que cada noche, antes de dormir, cierres los ojos y sientas con los 5 sentidos que tienes ya los objetivos que te has fijado. Imagínate la sensación de estar en la cima del Everest, celébralo, siéntelo….siente el frío, siente la emoción, el olor, la alegría de tus compañero, imagina la foto que tendrás de recuerdo….Imagina todo de tu sueño.

Haz esto cada noche, hasta que sea real en ti.

 

Te prometo que si tiene corazón tu objetivo, entregas lo necesario para conseguirlo, y comienzas a celebrarlo cada día desde hoy. El mundo te ofrecerá lo necesario para que lo tengas. Te levantarás de la cama mirando sólo en la dirección que te lleva a cumplir tus sueños, dejarás de mirar las piedras que te hacen tropezar y frenarte.

 

Después de escribir este post, haberlo compartido en el Club de Cerebros y Corazones, siento una fuerte necesitad de tomarme un tiempo para mi lejos de la ciudad, de los compromisos para que, con una bonita libreta, plasmar y definir mis objetivos y compromisos para el próximo año.

 

Me apetece que ayudarte a que tú también los hagas. Si somos suficientes los interesados en unirnos en un retiro para hacerlo, me encargo de organizarlo. Si te apetece acompañarme y que trabajemos juntos nuestros objetivos, y os ayude a trabajar en ellos contáctame sin compromiso a hola@lauragomezlopez.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *