¿Sabes porqué a pesar de no estar feliz, aún no actúas?

¿Porqué a pesar de que no te gusta tus circunstancias actuales, no haces nada? ¿Porqué sólo te quejas y no las solucionan?

A veces sientes que no está en tu mano cambiarlo, otras no sabes qué decisión tomar para cambiarlo, otras sencillamente te atrapa la pereza y es más cómodo seguir como hasta hoy.

El primer paso para cambiar una situación es analizar qué ocurre. Y en este post te cuento que te ocurre para que lo cambies de inmediato.

Espero que tengas un maravilloso día, y espero tus comentarios al final del post.

¿Porqué no actúas?

Son las 12 de la noche, a punto de terminar el día, piensas que no has parado, que has tenido un día intenso. Pides a los dioses tregua!! Suplicas por, unas o al menos, unos minutos más para ti, para poder dedicarlos a una buena conversación, unos ratos en familia o en pareja, unos minutos para dedicarte a disfrutar del placer de cuidarte, o simplemente un poco de silencio y leer. Sin embargo, estás tan cansado y es tan extensa y confusa la lista de tareas importantes y pendientes que tienes que hacer aún, que decides apagar la luz, ponerte cómodo y dormir roto por el cansancio.

Así son las noches de las personas que llegan al final del día sin haber disfrutado de cada minuto del día.

Existe una diferencia básica entre dedicar tu tiempo a cumplir los sueños de otros, o dedicar tu tiempo a cumplir tus propios sueños.

Cuando ocurre lo segundo, dedicas tu tiempo a cumplir tus sueños, llegas al final del día con la sensación placentera de haber disfrutado de más de 12 horas de felicidad.

Sin embargo, si has dedicado el día a cumplir los sueños de tus jefes, tus clientes, tus empleados, tu pareja, tu madre, tu familia, tus amigos, etc….al final, tu energía se ha ido, has quedado vacía, y ya no tienes energía ni fuerza para luchar por tus sueños.

Sin embargo, vuelve a amanecer un nuevo día, y volvemos a hacer exactamente igual, no pensamos ni un segundo qué queremos hacer con el maravilloso y, tópico, regalo que es el ‘presente’. Seguimos dejándonos llevar sin rumbo, y sin tomar una decisión que lo cambie todo. Al fin y al cabo se trata de tu felicidad, ¿no crees que merece la pena intentarlo?

Esta conocida metáfora, explica muy bien porqué las personas se quejan, pero no hacen nada.

Léela y saca tus propias conclusiones, y sobre todo, haz algo por no ser este perro.

“Un Hombre va de visita a casa de un amigo y cuando entra al comedor se encuentra con el perro de su amigo. El perro es grande, fuerte, pero está quejándose y llorando.

El visitante pregunta a su amigo, “¿oye, que le pasa a tu perro, parece enfermo?”,

No te preocupes, le dice el amigo, este perro es muy perezoso.

Los dos amigos se sientan a relatar sus viejas historias, mientras que el animal continúa quejándose, ante lo cual el visitante pregunta de nuevo a su amigo y le dice, “me preocupa tu perro, ¿porque no lo llevas al veterinario?”, el hombre le contesta nuevamente, “no te preocupes, es que este perro es perezoso”.

El visitante inquieto por la misma respuesta, le pregunta “oye ¿por qué dices todo el rato que este perro es perezoso?, yo lo que veo es que está enfermo y que está sufriendo”, entonces el amigo le dice:

“Mira lo que le pasa es que lleva sentado encima de un clavo toda la mañana, sé que le duele y. por eso se queja y se queja, pero no ha querido mover el trasero de su sitio, porque con todo y clavo, se siente cómodo y ya se ha acostumbrado a su sufrimiento”

 

¿Qué te ha parecido? Yo ya he sacado mi conclusión y sobre todo mi decisión: ACTUAR! Puede que al levantarme de un clavo y moverme me encuentre con otro clavo, pero también puede que encuentre un suelo liso para descansar, jugar y relajarme, y cuando llegue la noche, llegue con la feliz sensación de ‘haber vivido’.

2 comentarios en “¿Sabes porqué a pesar de no estar feliz, aún no actúas?

    1. Muchísimas gracias Begoña por tu comentario. Qué tontos somos a veces los seres humanos, verdad? Esperamos que nos haga demasiado daño para movernos. Así que …. hoy es un gran día para ponernos en acción y levantaros de ese clavo que ya está incomodando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *