Un plan a medida para cambiar tu vida

¿Cómo cambiar tú vida? ¿Cómo hacer posible que se materialice? 

Veo a muchas personas que están día a día extenuadas, cansadas, luchando día a día o, más bien, pasando los día, sin tomar una decisión, sin saber hacia dónde ir, sin saber como conseguir eso que quieren. Prueban una cosa u otra, lo que  le recomiendan, lo que leen, lo que aprenden, y eso les hace continuamente dudar sobre si lo que hacen está bien, están confundidos, o hay otro camino mejor. Resultado de esto: No avanzan. 

En este post voy a contarte la importancia que tiene que tengas claros tus objetivos, personales y profesionales, y así puedes desarrollar una estrategia para conseguirlos.

¿Estás listo para cambiar tu vida?

Traza un plan para cambiar tu vida

Pasar de empleado a emprendedor es hoy el sueño de muchas personas. Escuchamos palabras como emprendedor, ser tu propio jefe, tener tiempo libre, ser rico, crear fácilmente un negocio online y vivir de tu pasión….sin embargo, también escuchamos que9 de cada 10 emprendedores fracasan el primer año de vida.

Quizás tú estés en una de estas situaciones:

  • Estás trabajando para otro y sueñas con emprender, aún no has comenzado porque no sabes por dónde empezar.
  • Estás trabajando para otro y a la vez tienes tu propio proyecto emprendedor, robas horas al día para tímidamente lanzar tu proyecto.
  • O bien, te has lanzado a la piscina, has dejado tu trabajo y has comenzado a perseguir tu sueño. Si has sido precavido has comprobado que la piscina tenía agua, o simplemente te has dado cuenta que el agua que creías que era suficiente, no terminas de flotar en ella.
  • Quizás tu proyecto es un oficio una profesión definida, comenzaste a vivir de tu negocio, te llegaban solos los clientes, no has necesitado de internet, te planteas abrir un nuevo horizonte, pero no tienes horas suficiente para ello. Te has convertido en empleado de tus clientes.
  • O eres bloguer@, escriben post, haces vídeos, trabajas email marketing, sorteos, y todas las herramientas online que has aprendido que a otros les funcionan, aunque, tu no llegar a conseguir esos resultados prometidos, y tus ganas y constancia se va perdiendo.
  • Tú eres de los que sueñas con que tu start-up sea el nuevo Facebook, anhelas la idea de que todos nos volvamos locos por tu proyecto, y se multipliquen rápidamente los usuarios y a su vez tus ingresos.
  • O eres un afortunado emprendedor de éxito!! Aquel a los que todos admiran porque ven que vives de tu pasión, y no sólo vives, sino que tienes la vida que otros sueñan. Has pasado de ser emprendedor a ser empresario, has dado un salto en el cuadrante del flujo del dinero, y comienzas a hacer que el dinero trabaje para ti, no trabajas tu para el dinero.

Todos tenemos en común:

Un sueño! El deseo de alcanzar la vida prometida, ser libre financieramente, o al menos, como alguien sabio dijo: no trabajar para cumplir los sueños de otros, sino los de uno mismo.

Sin embargo, este sueño a veces se convierte en pesadilla.

Llega el desánimo, la desilusión, y nos paraliza llegando a ser incapaces de tomar una decisión. Esta soledad que padecemos como emprendedores, nos impide tomar decisiones rápidas, el motivo fundamental son dos:

  • La actitud. El deseo y la necesidad de seguir remando en tu proyecto, con la certeza de que llegarás a puerto.
  • Los conocimientos. No saber tomar una decisión por falta de conocimientos en alguna de las áreas que se van descubriendo a cada paso.

Todo proyecto emprendedor, igual que toda empresa tiene diferentes áreas que los emprendedores tenemos que, al principio, encargarnos de todas. Así un día haremos labores administrativas, otras seremos gestores para definir estrategias y llevarlas a cabo, otros nos vestimos de técnicos y realizaremos nuestro producto o servicio, otros día seremos escritores, y además, comerciales, necesitamos clientes online y offline, también tendremos que saber contratar a personal con quien trabajar o colaborar, y además, no olvides estar online!

 

Llego a pensar que el emprendedor, o tiene ‘superpoderes’, o por sí solo es muy difícil que pueda saber, entender y conocer cómo gestionar cada una de las áreas de su actividad.

 

De ahí la importancia de tener un ‘plan’ y un ‘modelo’.

Sin un plan estratégico que englobe las acciones a realizar en un año, y sin un modelo de negocio que defina tu forma de trabajar, pasarás los días apagando fuegos, o haciendo aquellas tareas que más te gustan o formándote, pero no estarás a lo importante. Recuerda la ley de Pareto 80/20. Dedica el 20% de tu tiempo a obtener el 80% de tus ingresos, y eso sólo lo consigues teniendo bien definido tu Foco, y la estrategia para alcanzarlo.

Compartes con nosotros tu experiencia como emprendedor? ¿Qué problemas te has encontrado y cómo lo has resuelto? Con la ayuda de todos, avanzaremos en este ilusionante cambio.

Share on LinkedInShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *