Blog

7 ideas para escribir un buen texto

Haz que te entiendan

COPYWRITING el arte de escribir.

Si quieres aprender a escribir textos para captar la atención de alguna persona o bien textos estratégicos para generar respuestas, sigue leyendo.

El copywriting es un arte, es básicamente saber expresarte para que tu interlocutor reciba tu mensaje. Esto se da desde un whatsapp que envías a un amigo, una tarjeta de felicitación a un anuncio o un email profesional. 

Te cuento aquí los 6 elementos básicos que debes tener presente para mejorar tu técnica de escritura, sobre todo, para que tu interlocutor, los reciba.

1- EMOCIONAR.

Las emociones dominan todas las decisiones de compra. Ese es el primer paso. Después nuestra mente justificará nuestra compra de manera racional. Por eso es importante saber cuál es el problema de la otra persona, qué desea. 

Si no conectas con tu cliente, si no lo entiendes, no empatizas, en definitiva, no se siente comprendido, no estás generando confianza. Empatizar no es decir: “Sí te entiendo, pero voy a hablarte de mi libro”, eso es ir a lo tuyo. Empatizar es realmente entenderlo.

Existe una herramienta que se llama crear la situación ideal soñada. Usando la visualización como técnica. Escribir mensajes de este tipo: “Te imaginas que este problema que tienes, lo solucionas con tal, y consigues sentirte tal y cual” 

2- TÚ NO IMPORTAS

No pongas títulos extraños, ni para impresionar, eso confunde. Habla de qué solucionas, habla de sus problemas. No se trata del contenido de tu programa, de tu experiencia, se trata de lo que puedes aportar al otro. 

3- NO ES PARA TODOS.

Aprende a enfocar tu mensaje a la persona que realmente le interesa. No seas genérico y al principio del mensaje di a quién va dirigido para no hacer perder el tiempo a nadie. Si no es para mí, no me hagas perder el tiempo leyendo todo el post. Porque además, no lo voy a hacer. 

Insiste y explica los problemas y beneficios, explícalo en un lenguaje que tu potencial cliente te entienda. No des por hecho que es “obvio”, no des por hecho que tiene tu experiencia y es evidente. No te enfoques en qué pensará la competencia, la gente del sector, lo que importa es que llegue a tu cliente. Explica bien por favor, pero sin ser muy extenso.

4- TITULARES

Los titulares se escriben al FINAL, y su función es que sigan leyendo. Ofrece una promesa osada que capte el interés del tu cliente. Escribir el titular al final es más fácil porque ves claramente la idea principal que quieres transmitir. 

El subtítulo también es muy importante. Presta atención que deben contener el lenguaje principal para que el cliente lo entienda. Fácil, claro y conciso.

5- CUENTOS

Nos encantan las historias, nos encanta saber más de los demás, y además nos encanta la magia de los cuentos. Conecta tu mensaje con historias como “te cuento esto porque…..” “

6- MINDSET

Piensa más allá de que eres tú el que escribes y que lo haces porque te gusta hacerlo.

Sal de que tú tienes un producto que es la leche y cuentas tu historia.

Quítate tu ego, sal de ti y piensa en tu cliente, en qué necesita. En cómo habla. Qué palabras entiende, que son siempre las palabras que utiliza. 

Cuando escribimos algo, tendemos a quitar mucha información porque damos por hecho que se sabe. Damos por entendido que la otra persona piensa igual que yo y es obvio que lo entienda. 

Esto nos ocurre en cualquier medio de comunicación, en familia con amigos y con clientes más aún. 

Trata de adaptar tu comunicación a que te entiendan tus amigos, a conectar con ellos. Igual con tu pareja, con tu familia. Es una muy buena práctica hacerlo en el entorno cercano para darnos cuenta que cuando hablamos desde “ellos” para “ellos”, la comunicación es más fluida. 

7- MÁS TÚ QUE YO.

Si revisas tu texto y hay más “yo” que “tú”….mal vamos. 

Yo quiero, yo hago, yo pienso, yo creo….

Te sientes, Tendrás, Consigue, alcanza…

Evaluación de acciones

1- Tenlo a mano y vas anotando cada día. Puedes hacerlo en cada momento, o hacerlo al final del día.

2- Anota las horas empleadas en cada una de las acciones que más se repiten: publicar en RRSS, Web, trabajo con clientes, emails, etc.

3- Suma las horas dedicada a cada una de esas áreas, y así obtienes el total de horas que dedicas en semana a tareas concretas.

4- Suma el total de horas efectivas de trabajo de la semana.

5- Anota los 3 puntos finales:

  • Qué has conseguido: Aquí van los resultados 'objetivos' que te hacen avanzar.
  • Qué has aprendido: Una reflexión sobre tu proyecto o sobre ti.
  • Qué vas a hacer la próxima semana: En qué vas a poner el foco la próxima semana. La tarea importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.