7 hábitos para volver a sentirte libre para decidir

Quiero compartir contigo lo que he aprendido en mi primer mini retiro. Unos días sola en una playa paradisiaca viendo increíbles puestas del sol. Alejarme de la rutina y obligaciones, me ha ayudado a retomar mi libertad. Creo que todos en nuestro día a día hemos perdido la libertad de ser nosotros mismos y quiero en este post, contarte hábitos que te ayudarán a sentirte más libre y ayudarte a tomar pequeñas decisiones que te harán más feliz mañana.

 

 

 

El antiguo concepto de Libertad

Justo hoy estoy viviendo mi primer mini retiro, y estoy en mi playa preferida junto al mar y junto a mis más nostálgicos recuerdos, disfrutando de una mini jubilación. Unos días sin hacer absolutamente nada, sólo estar conmigo misma y decidir por mí misma qué hacer en cada momento del día, y dejar que las ideas se aclaren de cada al futuro.

Hoy día vivimos a un ritmo frenético, casi no nos damos cuenta. Desde que abrimos los ojos, comienzan a venir a nuestra mente todas las obligaciones y tareas que ‘tenemos’ que hacer a lo largo del día, y aunque tenemos 24h por delante, desde primera hora, ya nos parecen pocas.

Hace un par de años decidí tomar las riendas de mi vida, ser responsable y consciente de cada decisión que tomo, cada situación que vivo, y tomar consciencia de que sólo es responsabilidad y elección mía. Hace un par de años, metida en el stress diario y el sinfín de actos que hacía por los demás (o así lo creía yo) cuando escuchaba esto en relación a algo que no me gustaba o me hacía sentir mal, sencillamente me molestaba: ¿Qué es responsabilidad mía?! Yo no he hecho nada! o ha sido la otra persona la que ha hecho tal o cual!, o ha sido suerte o mala suerte, a veces las cosas vienen así….algo que puede que a ti ahora te sea familiar.

¿Porqué con los años vamos perdiendo ese sentido de la libertad que tenemos de pequeños cuando libremente decimos: esto me gusta! esto no me gusta!. Esto lo quiero, esto no lo quiero. Esto lo hago, esto no lo hago?

Todos somos 100% libre de hacer lo que deseamos. No tienes que hacer lo que tus padres quieran que hagas, no tienes que hacer lo que tus hijos esperan de ti, ni lo que tu pareja desea, tampoco lo que tus amigos o familiares, los miembros de tu club, socios o trabajadores esperan de ti. Es más sencillo, sólo tienes que ser tú, tomar tú tus propias decisiones (emocionales y de acción) y hacer en cada momento lo que quieras, sin por supuesto, dañar a nadie. Con este ‘dañar’ no se incluye aquellos chantajes emocionales, o daños emocionales que sufran otras personas porque esperan, que tú tengas determinada conducta no consensuada contigo. Con un ejemplo se ve más claro. Tu pareja espera de ti un respeto en cuanto a la forma de amar que tengáis elegida, pero no puede esperar que te gusten los yogures de fresa y quieras uno todas las noches igual que ella. O que tu horario sea igual que el de el/ella y necesitéis dormir las mismas horas, que tu necesidad de relacionarte con los demás sea la misma o que esté sujeta a la disponibilidad conjunta de ambos, o más bien, que sea ella quien lo decida.

Una nueva Libertad

La palabra ‘libertad’ ha cobrado un nuevo sentido para mi, más bien, he alcanzado a poner palabras a lo que dentro de mí siento y muchas veces no sé explicar. Si estas palabras te resuenan, es que en algún momento tú has sentido lo mismo que yo. Comenzando por el principio, te contaré que cuando escuché por primera vez al gran Sergio Fernández (www.institutopensamientopostivo.com) la palabra ‘mini-retiro’ y su descripción, algo sentí en mi corazón y éste me dijo que era justo eso lo que necesitaba:

‘Una vez al año busca unos días para hacer un mini-retiro, una jubilación anticipada, y visualiza y disfruta como será tu vida en unos años. Aprovecha para tomar decisiones, para gestionar y dirigir tu vida, y aclarar tus ideas. Lee, escribe, y tómalo como jornada de reflexión’

A pesar de llevar años viviendo sola, la idea de irme sola de vacaciones nunca había sido lo que quería, es más, había dejado de hacer viajes por no ir sola. Sin embargo, esta nueva definición, si encajaba como un deseo ardiente dentro de mi.

‘Sólo tienes que saber que quieres, y el universo conspirará para ofrecértelo’

Comencé a estudiar, a informarme, a seguir a grandes gurú que han conseguido ese nuevo concepto de ‘libertad’ que comencé a desear con todas mis fuerzas. He desarrollado herramientas de planificación personal y profesional, y ejercicios que día a día he ido implementando, también tengo mi propio grupo de apoyo y todo esto ha sido el paso previo a conseguir este retiro. Controlar mi economía, tener un objetivo en la vida, y encontrar el amor que siempre soñaba.

Quien me conoce, sabe que he estado muchos años sola, sin pareja ni familia, sin hijos, y viviendo sola, con un trabajo que me permite tener una estable economía, y hacer lo que quiera. Sin embargo, emocionalmente no estaba en disposición de disfrutar de mi misma, la simple idea de pensar que estaría sola en un bar de verano, justo como estoy ahora, sin compañía cuando todo el mundo está con familiares y amigos, era algo que me aterraba, me preocupaba que pensasen: ¿No tiene quién la acompañe?. Al escribir estas líneas, me he dado cuenta que no lo he pensado en ningún momento en este viaje, todo lo contrario. Porque la verdad, es que a nadie le importas nada. A todos lo único que nos importa es ‘nosotros mismos’, tanto a mí, como a cada persona que me cruzo en este camino.

‘No estoy hablando de ti, estoy hablando de mi’

Libertad Vs Levante

Para este mini-retiro, he elegido el mar, pleno mes de agosto, y el lugar donde he pasado grandes momentos y donde está y estará siempre el recuerdo de mi hermano Rafael: Bolonia (Cádiz). Resumiendo, desde el Algarve hasta el Cabo de Gata, toda la costa estaba a más del 97% de ocupación hotelera, y hasta un par de días antes, no encontré un alojamiento libre aquí en Bolonia, una humilde habitación con vistas al mar … un lujo!. Tenía por delante, 4 días, 3 noches, un paraíso y la intención de no ‘tener’ que hacer nada, ni contestar el móvil.

Al no depender de nadie, sólo de mi y de mi reloj biológico mis hábitos han sido muy diferentes a lo que hago habitualmente, y no me refiero sólo por estar sin trabajar, sino porque me he dado cuenta que hay hábitos que tengo día a día, que son deseos de otros, que yo acepto por ‘miedo’ a decepcionarlos. Sin embargo, porqué los demás no cambian sus hábitos por miedo a decepcionarme a mí? Y además, yo lo acepto como normal. Por ejemplo, hay personas que mientras están en la ducha cuando suena el móvil salen corriendo, y otras que terminan su baño tranquilamente y luego devuelven la llamada. Lo que quiero decir con esto, es que tomes la decisión que tomes de cómo hacer las cosas, los demás lo aceptan, cuando sentimos que hacemos todo según dicen los demás, es porque nosotros cedemos nuestros deseos, y al final, nos genera insatisfacción y culpamos a los demás de la misma.

Quiero compartir contigo los hábitos que te van a ayudar a tomar decisiones con libertad, los mismos que yo sigo día a día, y que en estos días de miniretiro más consciencia he tomado de ellos. He vuelto con una gran sensación de paz, y he notado rápidamente como se quiebra mi paz en cuando no decido por mí, sino que lo hago por los demás.

1- MENTE: Cada mañana me levantaba sin horario, desayunaba y leía un rato, y tomaba unos minutos para decidir qué hacer en el día con el mar de fondo, un gran hábito que llevo años practicando y me da una perspectiva distinta del día, no vivo con la sensación de ‘no me da tiempo de nada’, porque de esa manera, establezco un objetivo importante, y lo hago. Cada día de estas vacaciones he querido hacer cosas distintas.

2- ATENCIÓN PLENA. Nada de hacer dos cosas a la vez. Una única cosa a la vez, disfrutar así de pasear por la playa sin música, ni llamadas, ni nada, si conducía, igual, sólo pensando en conducir, sin música ni llamadas, leer tranquilamente o mirar al mar, e igual para las tareas básicas diarias.

3- REVISIÓN DEL DÍA. Noches sagradas. En casa, lo último que hago cada noches es hablar con mi pareja, nos damos las buenas noches, y suele ser tan tarde, que aunque intente leer, caigo rendida. Aquí, antes de dormir, Cada noche, antes de descansar, hacía repaso mental de todo el día, de qué ha ocurrido y de como me he sentido. He cambiado irme a la cama después de hablar por teléfono y caer agotada, a estar tranquilamente pensando, agradeciendo y leyendo. Tengo que decir que yo soy una marmota, es decir, me tumbo y me puedo dormir a cualquier hora con mucha facilidad, por eso, sólo tengo unos minutos desde que me meto en la cama hasta que viene morfeo a por mí.

4- INSTINTO. Dejarme guiar por mi intuición. Cuando estás completamente sola, y el silencio es lo que te acompaña, descubres como tú cuerpo te habla, como te dice qué está bien y que no lo está. Puedes sentir aquí quiero estar, y aquí no quiero estar. He prestado atención a sus señales y es maravilloso lo fácil que es tomar una decisión si sólo escuchamos al cuerpo. Te invito a que lo hagas, sentirás cuántas cosas haces que no le sientan bien a tu cuerpo…éste es el origen de muchas enfermedades, pero no me voy a derivar por ahí, sería tema para otro post.

5- ECONOMÍA Y ABUNDANCIA. Ayuno de dinero y dejar de tirar el dinero por la ventana. Realicé un presupuesto estimado sobre lo que quería gastar en estos días. Y sólo puse tres reglas, las tres uniendo abundancia y las herramientas necesarias para tenerla:

– Dormir en un lugar agradable, limpio, con buena temperatura y buenas vistas.

  • Comer comida sana que siente bien a mi cuerpo, nada de comer en cualquier lugar cualquier cosa, y sólo cuando tenga hambre.
  • Comprarme un regalo para mí, sólo uno, y sólo si me encanta, y otro para reglar a alguien.

En otro tiempo de mi vida mis reglas eran muy diferentes y eran éstas:

  • Dormir en el lugar más económico.
  • Comer lo más barato posible
  • Hacerme un regalo barato.

Sin embargo, con esta nueva perspectiva, he tenido unas mejores vacaciones, una mayor tranquilidad al tener un presupuesto cerrado, y la vida me ha dado más de lo que yo traía. Como una tortilla de atún casera con huevos de campo de las gallinas de mi amiga Pastora, lo más sano y mejor que puedes comer del mundo.

6- DESEOS. Pedir lo que realmente quiero. Parece fácil, pero cuando no te paras a saber qué quieres tú, sino que actúas según los demás te demandan o esperan de ti, es muy complicado poner palabras a lo que ni siquiera sabes. Suelo pensar más en qué quieren los demás, muchas veces porque a mí realmente me da igual, soy bastante amoldable, una cualidad que me encanta en mi y en los demás, es una gran cualidad para poder compartir con los demás desde vivienda a viajes y la vida. Pero otras veces, es porque dejo mis deseos en segundo lugar anteponiendo los de los demás, y estos días, ha sido maravilloso anteponer los míos, sin por supuesto dañar a nadie, pero no hacer sobre esfuerzos por nadie. Hábito que seguiré implementando en mi vida.

7- ACTITUD. Fluir, agradecer y sonreír. ¿Cuántas veces me descubro que no estoy sonriendo? Curiosamente nos centramos más día a día en lo que no tenemos, en lo que nos falta. El mercado y la sociedad nos muestra constantemente lo que no tenemos lo que nos falta y que necesitamos para ser feliz. Tanto cosas materiales, como emocionales. Una familia perfecta, un hogar bonito y lleno de detalles y regalos entre todos sus miembros, viajes, trabajos apasionantes que te ilusionan y te permiten comprar todas las cosa innecesarias que quieres, una relación de pareja de ensueño, un cuerpo y una cara 10 en los que no se nota el paso del tiempo, felicidad a cada minuto, salud en ti y en todos tus seres queridos, grupos de amigos unidos y divertidos y un gran coche para toda la familia. No sé en tu caso, pero en el mío no es así. Por eso he decidido centrarme en lo positivo, y cada noche dar las gracias por todo lo bueno que tiene el día, y todo lo maravilloso que hay en mi vida, es uno de los hábitos más recomendables que te dejo en este post. Céntrate en todo lo que tienes, y deja de hablar y de mirar aquello que no tienes. Te descubrirás como una nueva persona.

Para terminar, quiero dar las gracias a las personas que han estado cerca de mi, y que de una manera u otra han hecho que estos días sean maravillosos. A mis padres, por estar atentos, pero distantes. A mi pareja Eduardo, por aceptarlo a pesar de ser un esfuerzo para él. A mi amiga y Coach Mónica que me dio el último empujón. A Elena que me ofreció su casa de vacaciones como alternativa a no estar sola. A Pastora que apareció para enseñarme mucho más de lo que ella cree. A mi grupo ‘Persiguiendo Sueños’ que siempre están ahí, apoyando y animando libre de juicios. Al levante, por estar tan fuerte estos días que ha alejado a la gente de la playa, y la he disfrutado sólo para mi.

Espero que te haya gustado este post, y ahora es tu turno de contarnos si alguna vez has hecho algo similar y cómo te has sentido. Si tienes pensado hacerlo, cuéntanos tus inquietudes. O cualquier comentario que quieras compartir con nosotros es muy valiosa para todos, siéntete libre de dejarla aquí abajo.

Share on LinkedInShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *